Te perteneces solo a ti

Te perteneces solo a ti

Por Abi Rico

¿Cuántas veces has dejado en la tienda algo que consideras «no se te ve bien»?

Bueno, déjame decirte que no eres la primera ni la última a la que le ha pasado. Quisiera que te pusieras a pensar, ¿desde cuándo comenzaste a sentirte incómoda con alguna parte de tu cuerpo? ¿lo recuerdas? es posible que no, ya que fue hace mucho tiempo. Y déjame recordarte donde fue…

Todo comienza cuando somos niñas, vamos al kinder, a la primaria, llevamos uniformes donde era obligatorio usar falda, nos peinaban de colitas, trencitas, con diademas, con moños; las mamás hablaban entre sí sobre nosotras, qué hacíamos o no, logros, etc.

Con el paso del tiempo, crecimos escuchando constantemente que las niñas «gorditas» no se ven bien, o indirectamente mamá pedía que te juntaras con cierto tipo de niñas. Escuchamos cómo se referían a niñas y mujeres «que no les quedaba bien esa ropa, o a las que «cómo se atrevían a usar eso, se ven mal, no les queda».

Por otra parte, los medios de comunicación también hicieron su trabajo, las revistas siempre mostrando a una chica atlética, cabello perfecto, piel de seda; en Internet lo mismo, en las pasarelas lo mismo, en la televisión lo mismo, y en nuestras casas sólo lo reafirmaban.

Todos esos mensajes recibidos, dirigidos especialmente hacia nosotras, nos hacen dudar a diario de nuestros cuerpos, valía e identidad; todo para pertenecer y tratar de formar parte de un común denominador que la sociedad ha impuesto como «aceptable «.

Por otra parte también desarrollamos envidia latente, la cual nos acompaña todos los días; quiero su cabello, Ojalá fuera así de alta, me gustaría tener sus ojos, Ojalá la ropa se me viera como a ella… y entonces, dudamos de TODO lo que ya tenemos nosotras.

No importa el cuerpo que tengas, la altura, el tipo de piel, cómo es tu cabello, la forma de tu sonrisa; porque no hay nadie en el mundo entre los billones de seres humanos que somos, que se asemeje a ti y eso te hace y te convierte en un ser único.

Siempre te vas a encontrar algún defecto imperfección línea de edad, porque nos han entrenado por años a que el cuerpo debe verse de cierta manera, pero lo importante es cómo te ves tú.  No existen cuerpos perfectos, existen cuerpos reales que han pasado por miles de situaciones, viajes, caídas, partos, enfermedades. Cada puntito, peca, estría, línea, mancha, rollito y vellito forman parte de ti.

Enfoca tu energía y amor en aceptar cada centímetro de ti, usa la ropa que quieras, siempre habrá personas inconformes o no estén de acuerdo con algo.

¿Quieres caminar bajo el qué dirán? O quieres pertenecer sólo a ti?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: