Brief 8M: Vendamos la causa, pero no la apoyemos

Brief 8M: Vendamos la causa, pero no la apoyemos

Por Nadia Alamillo

«Queremos «algo lindo», que genere conversación pero que no comprometa a la marca ni que cause controversia«.

No sé si a mis compañeras publicistas les pase lo mismo, pero pocos briefs me generan tanto estrés como el del 8M sin importar la marca para la que trabajemos, porque la cosa es que casi todas se quieren subir al día sin tener un entendimiento real del por qué se conmemora, SPOILER ALERT: no se celebra.

Entonces tenemos una reunión de 10 personas donde 7 son hombres, dando instrucciones claras de lo que tenemos que trabajar, tipo “queremos algo lindo, que genere conversación pero que no comprometa a la marca ni que cause controversia, cuidado para no meternos un balazo en el pie y que terminen hablando mal de nosotros, ah, importante también no meternos con estos temas de “las feministas”.

Y ahí estamos, quebrándonos la cabeza entre nuestras convicciones y nuestro trabajo, para sacar una idea o al menos un posteo que sea medianamente digno de lo que significa la realidad de ser mujer en un país feminicida y patriarcal. Ahí estamos tratando de hacer entender a nuestros clientes e incluso a nuestros compañeros creativos que tal vez sea mejor quedarnos callados si no existe un compromiso real por parte de la marca, si no se quiere hablar de cifras reales, de muerte, violencia, discriminación y lucha, porque de esto se trata el Día de la Mujer.

Entonces, ¿para qué? La verdad es que este movimiento es tan ajeno a temas comerciales que todo va a quedar en un mero Pinkwashing que nadie recordará al día siguiente (o solo como una referencia de lo que NO hay que hacer), sobre todo si la realidad interna de las empresas es la del acoso, desigualdad salarial, pocas mujeres con cargos directivos, bajas por maternidad, etc.

Pero esperen, no estoy diciendo que todas las marcas deben abstenerse del 8M. Se puede y se DEBE hablar, nuestro trabajo llega a millones de personas todos los días por todos los medios, y de manera muy personal considero que ese poder tiene que encontrar un propósito mucho más profundo que el de vender, siempre que sea posible.

Hay varios puntos importantes a considerar para hablar del 8M como marca. El primero es entender que el centro de todo son las mujeres y no tu producto/ servicio, y que de alguna manera tu comunicación tiene que sumar a la causa. La segunda es ser congruentes con lo que se dice y lo que se hace. Por ejemplo, si la idea nos habla acerca de la desigualdad salarial, lo ideal sería que internamente esas brechas no existan o se estén tomando las medidas necesarias para igualar los salarios entre sus hombre y mujeres. Y la tercera, el asesoramiento, no está mal no entender, lo que está mal es no preguntar y salir con un posteo felicitando a las mujeres en su día. Hay colectivos y organizaciones como publicitarias.org que ofrecen talleres y cursos para entender mejor la perspectiva de género y que más allá de ayudar a salir con una campaña pueden ayudar a las empresas a buscar una transformación desde dentro.

De hecho, me gustaría terminar con estos tips que ellas nos comparten para evitar caer en el Pinkwashing este 8 de Marzo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: