Entrevista con Tamara de Anda «Nunca es tarde para el feminismo»

Entrevista con Tamara de Anda  «Nunca es tarde para el feminismo»

Por Melissa Moreno

Nunca es tarde para el feminismo A sus tardíos veintes, Plaqueta se acercó al movimiento y, desde entonces, intenta mantener una mirada feminista, antirracista y clasista que, aunque imperfecta, la mantiene en constante aprendizaje.

“Chaira, feminista, peatona, standupera, autora y host del podcast ‘Nada Que Ver’”, es la descripción de la biografía de Tamara de Anda en Twitter; sin embargo, ella va más allá: Plaqueta –como es conocida por propios y extraños– es una treintañera, chilanga, intentando ser empática y desaprendiendo muchos de los conceptos que la vida le  heredó.

A través de su trabajo como periodista, Tamara busca compartir dichos procesos y revelaciones con otras personas a las que les resulten útiles y “lo hago de la única manera que sé: escribiendo de forma accesible”, afirma la también conductora, “siempre he estado muy peleada con las barreras del idioma que son súper elitistas, mamadora e innecesarias”.

“Suena muy simplista, pero a veces las cosas sencillas son las más poderosas, como la promoción de la empatía, palabra clave en diversos movimientos”, incluyendo el feminista, una de las causas que la pelirroja ha abanderado durante años. 

De Anda no siempre se ha considerado feminista. Fue hasta después de haber vivido una serie de experiencias que despertó su interés. “Tengo 38, mientras crecía vivía el feminismo era una cosa que estaba atrapada en un cubículo de la facultad de Ciencias Políticas y en el círculo más oscuro y lleno de telarañas”. La autora acepta que era un concepto que le caía mal porque estaba sesgada por una visión oficial, pensaba en términos “de machismo, feminismo y igualismo”, recuerda entre risas. 

El movimiento no fue algo que le tocara en el escuela, “era una cosa muy ajena”, explica, tanto que puede  acordarse de maestras que se asumían feministas, pero no de ninguna compañera. “Incluso en la Huelga del 99 de la UNAM no había una visión feminista ni una subdivisión que le diera esa perspectiva el movimiento”.

Como en muchos cambios recientes, las redes sociales han sido un apoyo para las mujeres. “Con todo lo malo que tienen, también sirven para compartir información, reflexiones personales y colectivas y eso, para mí, fue un parteaguas”, así como el ver a sus  amigas y conocidas asumirse feministas y compartiendo preocupaciones que iban desde esa perspectiva.

“No me avergüenza admitir que con todos mis privilegios, fue hasta mis tardíos 20 y  tempranos 30 que un día googlé: feminismo voy a tener suerte”, cuenta, “fue como encontrar una pieza del rompecabezas que me faltaba para entender cosas que sentía, que intuía que estaban mal en mi vida, en la de los demás, en la sociedad y en el mundo entero”. 

Con el paso del tiempo, De Anda reconoce que ser feminista es un trabajo constante y difícil, pues es complicado liberarse de viejas costumbres. “El feminismo cambia tu vida, te hace cuestionarte hasta las cosas más simples y más arraigadas”.

Ahora se da cuenta lo mucho que ha cambiado, por ejemplo su escritura: “Mi blog está lleno de cosas súper misóginas, racistas, clasistas, gordofóbicas y capacitistas. Está muy mal, pero son el reflejo de una época y me gusta tenerlo ahí de forma pública”.

Otro de los parteaguas en su vida  fue el episodio conocido como #LadyPlaqueta, cuando en marzo de 2017, Tamara fue acosada en la calle por un taxistas que le gritó “¡guapaaa!” desde su vehículo, y ella decidió proceder legalmente, ya que  dicho  acto implica una falta cívica. La periodista dice que si esto pasará en estos días, la reacción sería distinta “para bien, para mal y para más o menos, ya que  muchas de las que las personas que me tiraron hate, hoy entenderían que no está chido y que no se trata de un piropo, sino de acoso que tenemos normalizado”.

Sin embargo, ella afirma que hoy actuaría diferente, ya que de nada sirve que el hombre haya estado en el Torito, si no se le explicó lo que estaba mal en su actuar; además, de ser un castigo clasista, “no es lo mismo mil pesos para un obrero, que para un taxista, para un académico, para un profesor, para una trabajadora del hogar o  para mí como periodista freelance”. Las sanciones son injustas, asevera, “en una sociedad desigual en la que nadie tiene el mismo acceso a oportunidades y en la que se discrimina por raza y clase, estos son castigos que refuerzan el sistema de desigualdad”. Por ello, sí dicho episodio se repitiera, la periodista asegura que habría más cuestionamientos hacía ella y hacía el sistema entero.  

Pero las cosas han mejorado. La egresada de la UNAM opina que “sí hay más conciencia y ahora se intenta hacer las cosas con perspectiva de género”. En estos días es más sencillo hablar abiertamente del feminismo que hace cuatro o cinco años “porque, afortunadamente, hay un contraste con el número de mujeres que nos asumimos feministas públicamente; a la hora de escribir y de posicionarnos en medios éramos menos, ahora somos muchas más y es imposible trollearnos a todas”. 

Para poder hacer frente al machismo, indica Tamara, se debe dejar de temer a la palabra feminismo y aceptar la postura sin pedirle ni permiso ni perdón a nadie. “Tampoco es a fuerza hacer todo feminista, pero es importante que la perspectiva y la empatía estén en todo”. 

Para la autora de los libros “Amiga date cuenta” (Planeta, 2018) y “Tu barrio te respalda”  (Planeta, 2020) no es necesario que todas nos sintamos identificadas con el movimiento; pero sí el cuestionar todas las etiquetas que no tienen que ver con el género. “Para mí es más fácil asumirme feminista porque soy blanca, clasemediera y urbana, pero hay muches morres que se definen antipatriarcales y que no se identican con dicha etiqueta”. 

Plaqueta entiende que el  feminismo oficial y el de las olas no son las únicas maneras de entender la supresión, “también está otra parte que viene de lo decolonial y de lo  antirracista, y debemos generar alianzas y fortalecimientos sin apropiarnos de luchas que no nos corresponde, en lugar perdernos en una pelea epistémica de fotocopias que no sirve de nada”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: